El coraje iluminó el viejo mundo con la nueva luz.

El coraje iluminó el viejo mundo con la nueva luz.
El coraje iluminó el viejo mundo con la nueva luz.

sábado, 20 de agosto de 2011

Cabo Norte (Nord Kapp)


Coordenadas de Cabo Norte.
Esfera armilar de Cabo Norte.
    Cabo Norte o Nord Kapp es el punto que se suele considerar como el más al norte del continente europeo, aunque en realidad ni es más septentrional, porque junto a él existe otro, el cabo Knivskjellodden, 1.500 metros más al norte, ni pertenece a la Europa continental, porque se encuentra en una isla noruega. Aún así, es un lugar que merece la pena visitar tanto en verano para ver el sol de medianoche como en invierno para ver las auroras boreales. Este lugar es destino turístico desde hace cientos de años, y de hecho su nombre data de 1553, cuando el explorador británico Richard Chancellor paso por él buscando el paso del noreste, ruta que permitiría una más rápida comunicación por mar entre Europa y la costa oeste de Asia. Desde entonces, muchas personas han pasado por este punto, siendo en la actualidad un gran centro turístico a nivel mundial. Toda su historia se puede conocer en un museo que está bajo tierra en el complejo. Además de dicho museo, cuenta con un hotel, una sala de proyecciones donde se puede ver una película panorámica de la zona en todas las estaciones del año, una gran tienda de recuerdos y un restaurante donde poder comer a un precio elevado pero no excesivamente caro teniendo en cuenta dónde se encuentra y la dificultad para desplazar hasta aquí tanto al personal como las mercancías.

    Cómo llegar.

    Hasta Cabo Norte se puede llegar en avión hasta Honningsvag o en barco hasta esta misma población o alguna de las otras dos cercanas, Gjesvaer y Skarsvag. Hasta Honningsvag son muchos los cruceros que llegan a lo largo del año, y es punto de parada del popular Hurtigruten, que recorre toda la costa Noruega desde Bergen hasta Vadso.

Reno.
    Nosotros accedimos a Noruega en coche desde Ivalo, en Finlandia. Son unos 425 kilómetros, pero traducido a tiempo, nos llevó más de 6 horas por la prudencia con la que conducir debido a los renos o arces que pueden aparecer en mitad de la carretera en cualquier momento. Salimos temprano (por muy temprano que salgas en verano, seguro que es de día), y paramos en Karisganiemi para desayunar. El pueblo es muy pequeño, pero tiene una cafetería estupenda y nada cara para la media del país. Por ejemplo, un café y unos bollos buenísimos y bastante grandes puede costar unos 3 euros. En frente de la cafetería hay una gasolinera y a poca distancia un supermercado bastante grande a precios todavía fineses. Al otro lado de la frontera, los precios se disparan, así que es recomendable aprovisionarse bien antes y llenar el depósito si es necesario.

Iglesia de Kistrand.
    La frontera no está aparentemente vigilada y no es necesario detenerse al cruzarla. Ya en Noruega, el paisaje apenas cambia, si acaso se ve más zona cultivada y los nombres de las poblaciones son igual de impronunciables que en Finlandia. Recorrimos algunos kilómetros más hasta Kistrand donde paramos para estirar las piernas y ver su iglesia por fuera. El edificio es bonito y el entorno ideal, pero si no pilla de paso, yo no me hubiera desviado para verla. Desde aquí, ya no paramos hasta llegar al límite de la zona continental, antes de cruzar a la isla de Cabo Norte.

Paisaje nublado.
Paisaje soleado.


Renos en la nieve.

      Para acceder a ella en coche, hay que cruzar por debajo del mar a través de un túnel de peaje. En 2011, su precio era de 145 NOK por el vehículo más 47 por cada adulto y 24 por los niños. Hay que tener en cuenta que desde el 1 de noviembre hasta el 30 de abril se encuentra cerrado para coches particulares, por lo que no hay más remedio que usar el autobús diario desde Honningsvag. La carretera tiene un firme muy cuidado y sin baches, pero con muchas curvas y amenizado con renos que se pueden cruzar la carretera en cualquier momento, con el peligro que eso significa. Es imprescindible, por la seguridad de todos, respetar los límites de velocidad y la distancia de seguridad con el vehículo que nos precede. A diferencia de lo que ocurre en otros lugares, aquí todo el mundo lo hace. Además, recordar que es obligatorio circular siempre con las luces encendidas. El paisaje es muy bonito sobre todo si brilla el sol, porque en días nublados pierde algo de su encanto, pero si se quiere contemplar con tranquilidad, sobre todo el conductor, lo mejor es detener el vehículo y disfrutar de él antes que perder la atención sobre la carretera.


    Una vez en la isla, el camino a Cabo Norte está bastante bien indicado por lo que es imposible perderse. Aunque si se tiene tiempo, invito a hacerlo por alguna de las pocas carreteras que tiene la isla y que no terminan en el famoso punto.


    Qué ver en Cabo Norte.


Sol de medianoche.
Sol de medianoche en Cabo Norte.
Sol de medianoche.
     Sin ninguna duda, la estrella del lugar es el monumento de la esfera armilar situado en una explanada junto al acantilado de 307 metros de altura. Durante el verano, el mejor momento para visitarlo es durante el día, porque está prácticamente vacío. A partir de media tarde, la afluencia de turista empieza a crecer y cerca de la medianoche está abarrotado, siendo difícil encontrar un buen sitio para poder contemplar el momento estrella: el sol de medianoche. Durante varios días al año, el sol no se pone en estas latitudes. Se puede observar cómo va bajando y, sin llegar a tocar el horizonte, comienza de nuevo a subir. El momento exacto en el que alcanza el punto más bajo dependerá del día, y si se tienen dudas acerca de cuándo es, lo mejor es preguntar en la recepción del hotel y muy amablemente nos lo dirán. El día en el que estuvimos nosotros, fue a las 00:25 exactamente, y lo pudimos ver perfecta y tranquilamente porque la inmensa mayoría de los turistas, sobre todo los que viajan en grupos organizados, empiezan a marcharse a las 12 en punto de la noche, sin duda desconociendo este hecho. A eso de las 00:15, puede que no quedáramos más del 10% de todos los turistas que estábamos allí 15 minutos antes. Para quienes no estamos acostumbrados, es un sensación extraña ver como comienza un nuevo día sin haber visto la noche, que es lo que para nosotros marca el final del anterior. Salimos de allí cerca de la 1 de la madrugada con un sol maravilloso.
  
Acantilado de Cabo Norte.
Atardecer en Cabo Norte.
    Además de este punto y del museo y sala de proyecciones comentados anteriormente, la zona es ideal para hacer cortos paseos por ella y asomarse a alguno de sus espectaculares acantilados, donde el mar rompe sus olas con fuerza. No es extraño compartir el paseo con algún grupo de renos que corretean libremente por la zona. El paisaje, sin árboles en el horizonte y escasa vegetación que da fe de la dureza del clima, es de una inmensa belleza para los amantes de la naturaleza y de las zonas apenas cambiadas por el hombre, sobre todo cuanto más te alejas del complejo turístico que, dicho sea de paso, tampoco es demasiado agresivo con el entorno y está construido respetándole bastante.
  
Monumento a los niños del mundo.
Monumento madre e hijo.
    A pocos metros de éste, está el monumento a la infancia, construido en junio de 1988 por 7 niños de distintos países del mundo. Sólo por el enclave en el que se encuentra, merece la pena acercarse a verlo. Igual que he dicho antes, si se hace durante el día, lo más seguro es que se visite en soledad. En una piedra redonda que le precede, se puede leer:
“En junio de 1988 siete niños de distintas esquinas del mundo se reunieron en Cabo Norte. Estuvieron aquí durante una semana y crearon juntos el monumento “Barn av Jorden”, Niños del Mundo, un símbolo de cooperación, amistad, esperanza y alegría.”

Monumento Rey Oscar II.
    Menos conocido y, por tanto, aún menos visitado, es el monumento realizado para recordar la visita del Rey de Suecia y Noruega Oscar II realizó a este lugar el 2 de julio de 1873. Se encuentra a la izquierda del edificio principal, y desde su ubicación se puede ver una bonita vista del monumento del globo con el sol de fondo que no se debe uno perder.


Honningsvag.
   Además del complejo turístico y lo ya mencionado que se puede ver en él, en la isla hay otros puntos de interés que merece la pena visitar si se dispone de tiempo. De los tres núcleos habitados, el más importante es Honningsvag . Dispone de un pequeño aeropuerto y un puerto donde atracan los cruceros. Desde ahí, parten numerosos autocares que acercan a los visitantes a la plataforma de Cabo Norte. En el pueblo hay numerosas tiendas y varios lugares para poder comer, la mayoría de ellos junto al puerto. En uno de ellos, “Cafe Corner” , se puede comer en un horario bastante amplio aunque el precio es elevado, común por otro lado a todo el país, y dispone de una terraza desde la que se pueden ver los barcos atracados. Como ejemplo, a precios de 2011, un plato de salmón costó 189 NOK (unos 23 euros), un refresco de 0,33 litros 34 NOK (4,3 euros aprox.) o una porción de tarta de manzana caliente 65 NOK (unos 8,25 euros). 

 
Artico Ice Bar.
Plano de Honnigsvag.

    Pero sin duda la principal atracción turística de la localidad es el Artico ICE BAR, un local compuesto de una tienda bastante grande distribuida en dos plantas y desde la que se accede a un bar enteramente construido en hielo. Para pasar a él, es necesario ponerse antes un traje térmico que te darán a la entrada. Lo hacen nuevo cada año, sacando el hielo de un lago cercano, como te muestran en un vídeo antes de entrar. Cuando estuvimos nosotros, habían hecho un iglú y varias mesas y asientos, además de las barras donde tomarse la bebida y el chupito incluidos en la entrada (precio de la entrada: 130 NOK adultos y 35 los niños, unos 16,5 y 4,45 euros respectivamente)). El recinto tiene 145 metros cuadrados, lo que lo convierte en el mayor bar de hielo  de Europa , pero no puede haber mucha gente dentro a la vez. Es recomendable enterarse de cuando no hay previsto que llegue ningún crucero para poderlo disfrutar con tranquilidad. Está atendido por españoles con una amabilidad y paciencia digna de mención. A la salida, nos podemos acercar al puerto para ver como la ciudad ha ido creciendo ascendiendo por la ladera.

Vista de Gjesvaer.
Skarsvag.

Plano de Gjesvaer.

Mirando al mar en Gjesvaer.
    Las otras dos localidades importantes son Gjesvaer y Skarsvag. Desde la primera salen embarcaciones para visitar las islas cercanas y sus colonias de aves. El viaje es espectacular, pero el precio también: hay dos compañías que lo ofertan por aproximadamente 60 euros por persona, en barcos grandes. Al embarcadero se accede tomando el primer desvío a la izquierda que hay nada más entrar al pueblo. También existe la posibilidad de alquilar una barca a motor más pequeña por un precio menor, pero es recomendable mirar antes si el mar está tranquilo, algo no muy habitual, para evitar mareos si no se está acostumbrado. El lugar para alquilarlo está el la punta opuesta del pueblo.Lo que es gratis es pasear por el pueblo, paralelo a la orilla, y disfrutar de su tranquilidad, sus casas y su enclave maravilloso. Tiene una pequeña iglesia que, como casi todo aquí, mira al mar. Aún existen bastantes barcos pesqueros y no es extraño ver las tradicionales construcciones de madera donde dejan el bacalao secar. El último pueblo, Skarsvag, es el menor de todos, aunque no puede uno pasar por él y no dedicar unos minutos a ver los King Crab (cangrejos gigantes) que crían aquí, y, si se desea, degustar alguno de ellos (si consigues encontrar el restaurante abierto...) en el que se anuncia como el puerto pesquero más septentrional del mundo.

Casas en Gjesvaer.
Gjesvaer.


Iglesia de Gjesvaer.
King Crabb en Skarsvag.


Secadero de bacalao en Gjesvaer.

Renos en Skarsvag.









   Dónde comer.

Furgoneta de comida en Gjesvaer.
    Los campings tienen donde desayunar y comer, aunque cenar puede resultar algo más complicado. Fuera de ellos, existen varios restaurantes en Honningsvag para todos los bolsillos (bolsillos noruegos, algo menos para bolsillos del resto del mundo), incluyendo inlcuso hamburgueserías. También hay un par de restaurantes en Gjesvaer junto al embarcadero principal desde el que parten los barcos para ver las aves, y una furgoneta que sirve comida para llevar a precios mucho más asequibles (que no baratos): una hamburguesa de 120 gramos 80 NOK, pollo con ensala 140 NOK y un refresco 25 NOK.
    En el complejo de Cabo Norte hay un restaurante donde suelen comer o cenar de buffet los turistas que llegan en los autocares. Si hay plazas libres, los individuales también pueden hacerlo pagando …. euros. Si vas en grupo, dependiendo de la hora a la que se llegue, merecerá la pena o no. El día que estuvimos nosotros, les dieron apenas 30 minutos para cenar.

   Si no hay grupos, se puede pedir en la barra algo ligero: algún plato principal como reno o salmón (unos 100 NOK) y bocadillos, sandwich o perritos calientes. Una botella de agua de 33 cl, 39 NOK o un pastel de zanahoria 42. Al menos el pan va incluido.

     Dónde alojarse en Cabo Norte.
Nordkapp camping en Cabo Norte.
    Mi recomendación es quedarse en alguno de los campings de la zona. Nosotros estuvimos en una cabaña en Nordkapp Camping, que también dispone de habitaciones tipo hotel. Las cabañas son una opción más barata si se viaja en grupo y están muy bien equipadas, incluido wifi. Como suele ser habitual en los campings de Noruega, hay que pagar por la ropa de cama.

    El clima en Cabo Norte.

    Durante los meses del verano el tiempo no suele ser demasiado frío, lo cual no quiere decir que se pueda ir todos los días con manga corta. La ropa de abrigo no debe faltar porque puede haber bruscos cambios de temperatura. Gracias a estar bañados por la corriente del Golfo, las costas noruegas gozan de una temperatura que no tiene ningún otro lugar del mundo a estas latitudes, pero no hay que olvidar dónde se encuentra. Durante los meses de junio, julio y agosto, suele ser suficiente con llevar alguna prenda interior de manga larga y un forro polar tampoco demasiado grueso. A nosotros, a finales de julio, no nos bajó la temperatura de los 8-10 grados, aunque tampoco es habitual que pase de los 25. Las primeras nevadas suelen aparecer en octubre, pero alguna de ellas se ha registrado en el mes de junio. El sol deja de verse por completo el 20 de noviembre y no vuelve a verse hasta el 20 de enero. A cambio, se puede disfrutar del sol de medianoche en Cabo Norte desde el 14 de mayo hasta el 29 de julio. Dependiendo de la latitud, el número de días de sol las 24 horas varía considerablemente. Más que el frío, el principal enemigo para disfrutar de este espectáculo de la Naturaleza son las nubes, pero eso es más difícil de prever.




    Si te ha gustado esta entrada, te gustará:

    - Museo Siida. Cultura de los pueblos del Ártico.
    - Zoo de Ranua.
    - Islandia.

13 comentarios:

  1. Buenos días, estoy preparando un viaje a Cabo Norte, para mediados de agosto, por lo que la información me es muy útil. Vamos a hacerlo en coche alquilado y quería preguntarte si las indicaciones de tránsito son similares a las del resto de Europa (hemos viajado por España, Francia, Italia y Austria), porque el no entender el idioma es nuestro mayor temor.
    Saludos desde Argentina!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nimgun problema, todos hablan inglés, conducen con educación y respetan las señales

      Eliminar
  2. Buenos días Betty,
    Las indicaciones son iguales que en el resto de Europa. Las carreteras son muy buenas, pero es muy importante ir muy pendiente y mantener la distancia de seguridad porque los renos se pueden cruzar en cualquier momento con el peligro que conlleva. En la entrada del blog comento cómo lo hicimos nosotros, alquilando en Finlandia el coche y cruzando la frontera con él sin ningún problema. Si quieres que te amplie alguna información, de este o del resto de mis viajes (no tengo subida información de todos) dímelo y te intento ayudar.
    Me alegra que consideres útil la información.
    Un saludo.
    P.D. Argentina es uno de mis destinos pendientes :)

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Eduardo!
    Nosotros volaremos a Estocolmo y desde ahi en coche a Umea, Rovaniemi, Ivalo, Nordkapp, luego iremos regresando por Tromso, las Lofoten, los fiordos del sur, Oslo y a devolver el coche en Estocolmo, para regresar a Argentina.
    Algunos viajeros nos aconsejan recorrer más sitios de la Laponia y dejar la parte sur, tú que has estado ahí piensas de igual manera?
    Por momentos mi esposo y yo estamos temorosos... somos unos cincuentones que vamos a ir desde el país del "fin del mundo" al "techo del mundo"!
    Hay mucho para conocer en Argentina, por lo que estoy a tu disposición para lo que necesites, si algún día te decides.
    saludos!
    bettbal@gmail.com

    ResponderEliminar
  4. Es un viaje muy completo Betty, pero tienes que tener en cuenta las distancias teniendo en cuenta que las carreteras tienen muchísimas curvas, sobre todo por la zona de los fiordos noruegos. En nuestro primer viaje a Noruega, no subimos más al norte de Alesund, y por allí las carreteras ya eran complicadas, y necesitas coger barcos para cruzar los fiordos si quieres evitar dar vueltas enormes. No sé cuántos días pensáis estar, pero yo tendría en cuenta esto para planificarlo bien.
    Y me apunto lo de Argentina ;)
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias nuevamente!
    Disponemos de 3 semanas, trataremos de conocer lo más posible, ya que el costo del aéreo es muy alto y hay que aprovecharlo al máximo.
    Te he dejado mi mail, para cuando decidas venir por acá. Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Es mucho tiempo, pero el recorrido es muy ambicioso. Así por encima, he calculado unas 4 horas diarias de coche. Ya me contarás cómo os ha ido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. La descripción del viaje desde Inari es magnífica y muy útil. Yo estoy pensando ir este verano en coche y no sé calcular cuántos días me llevará desde Estocolmo a Inari. ¿Podrías informarme?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros comenzamos nuestro viaje a Cabo Norte desde Ivalo, junto a Inari, tras hacer escala en Helsinki. Luego volvimos a pasar por Inari a la vuelta, pero fuimos a Helsinki, no a Estocolmo, como quieres hacer tú, así que lamento decirte que esa ruta no la hicimos. Pero las carreteras son muy parecidas, y las distancias también. Tendrás más de 1.400 kilómetros, que por esas carreteras son muchas horas de coche, porque a pesar de estar en perfecto estado y no estar muy transitadas, tienes que extremar la prudencia porque es habitual que algún animal se te cruce por delante, y eso incluye a los renos, que no son precisamente pequeños. Te recomiendo respetar los límites de velocidad y mantener la distancia de seguridad, pues no es descartable que el vehículo de delante pegue un frenazo en seco sin aparente motivo, hasta que ves luego cruzar un simpático reno tranquilamente. Si conduces por España, te sorprenderá ver como todos los conductores respetan esta distancia, y creo que el motivo es el que te comento.

      Nosotros hicimos el trayecto Rovaniemi-Helsinki en tren. Hay horarios nocturnos, de manera que vas durmiendo en el tren y ahorras una noche de hotel. Ahora bien, si el viaje lo haces para conocer la costa del Báltico, esta opción no te vale. Puedes hacerte una idea de cómo es conducir por esas carreteras en http://viajediferente.blogspot.com.es/2011/08/de-cabo-norte-san-petersburgo.html . En cualquier caso, hacer por allí más de 300-400 kilómetros al día ya es una buena paliza, y no te deja tiempo para visitar las zonas por las que pasas, así que fácilmente se te irán 4-5 días conduciendo. Menos, me parece difícil, y sería pasarse el día en el coche o durmiendo, sin disfrutar del viaje.
      Si viajas con niños (y aunque no lo hagas), sí que te recomendaría que visitaras Rovaniemi y la casa de Papá Noel. Aunque más que casa es todo un pueblo montado alrededor de su figura. Tengo pendiente subir una entrada al respecto, pero puedes ver algo en la entrada anterior. Y a unos 80 kilómetros, está el zoo de Ranua, poco conocido por los turistas pero muy visitados por los Finlandeses y Suecos. Tienes información en http://viajediferente.blogspot.com.es/2013/03/ranua-wildlife-park.html

      Y en Inari, si te gusta la cultura Saami (no se te ocurra llamarles Lapones, como les conocemos aquí, porque para ellos es como un insulto), te recomiendo visitar el Museo Siida. Puedes ver más en http://viajediferente.blogspot.com.es/2011/09/museo-siida.html

      Espero haberte sido de ayuda, pero si quieres que te comente algo más, no dudes en preguntarme e intentaré ayudarte.

      Un saludo.

      Eliminar
  8. Que buen detalle de viaje. Estamos pensando en hacerlo en octubre,espero tengamos un tiempo apropiado,al frio no le tememos,también somos de Argentina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario. Espero que disfrutéis del viaje. Es más: estoy seguro de que así será porque es una maravilla de lugar y de gente.
      A la vuelta, podéis comentarnos qué tal os fue.
      Un saludo.

      Eliminar
  9. me encanta.. gracias por toda la informacion

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias por tu comentario.

    Un saludo.

    ResponderEliminar