El coraje iluminó el viejo mundo con la nueva luz.

El coraje iluminó el viejo mundo con la nueva luz.
El coraje iluminó el viejo mundo con la nueva luz.

domingo, 9 de octubre de 2011

Lanzarote

Lanzarote.
    Lanzarote es la isla del archipiélago canario que se encuentra más al noroeste. Disfruta, como el resto del archipiélago, de un clima subtropical que hace las delicias de todos sus habitantes y de la gran cantidad de turistas que la visitan cada año. Está situada a unos 140 kilómetros de la costa africana y a unos 1.000 kilómetros del sur de la Península Ibérica. Tiene una superficie de algo más de 845 kilómetros cuadrados y unos 142.000 habitantes permanentes. Al sur se encuentra la isla de Fuerteventura, y al noroeste, el islote de La Graciosa.
    Para hacernos una idea de la belleza y riqueza natural y paisajística de la isla, baste decir que más del 40% de su superficie se encuentra bajo protección europea, estatal o autonómica.
    El clima en Lanzarote.

Timanfaya.
    Cualquier época es buena para visitar la isla, si bien en los meses centrales del verano, julio y agosto, pueden darse días de calor extremo si coincide con la llegada de viento africano. La temperatura media permite disfrutar de sus playas prácticamente todos los días del año. Hay que irse a la meseta central de la isla, a unos 200 ó 300 metros sobre el nivel del mar, para algún día del año con temperaturas inferiores a los 10 grados centígrados. Las precipitaciones son muy excasas, estando la media de la isla en unos 200 mm anuales, y concentrándose en los meses de invierno. Es raro ver llover entre mayo y octubre, aunque sí es posible ver días bastante nubosos sobre todo en la parte norte de la isla. Esta escasez de lluvia es la causante del paisaje árido dominante por casi toda la isal.


Tarifa parking aeropuerto Lanzarote.

    Cómo llegar a Lanzarote.
    La principal vía de entrada a la isla es el aeropuerto, situado entre su capital, Arrecife, y una de las zonas más turísticas, Puerto del Carmen.
    También se puede acceder en barco desde la cercana isla de Fuerteventura.
    Qué ver en Lanzarote.
    La isla tiene multitud de lugares dignos de ser visitados. Muchos de ellos, tienen la huella del genial pintor, escultor y arquitecto César Manrique, fallecido en accidente de tráfico en septiembre de 1992. Entre todos estos lugares, cabría destacar los siguientes:
  • Arrecife.
    Está situada al este de la isla y es su capital. Es una población relativamente pequeña por la que merece la pena pasear por su núcleo central. Tiene dos pequeños castillos, el de San Gabriel y el de San José, y la iglesia de San Ginés.

  • Parque Nacional del Timanfaya. 

Parque Nacional Timanfaya.

Vista desde el autocar en Timanfaya.
    Es el principal atractivo de la isla, junto con sus playas. Parque Nacional del Timanfaya es el nombre que tienen ahora las Montañas del Fuego, un impresionante paisaje volcánico formado tras las erupciones producidas entre 1730 y 1736. Está situado al oeste de la isla y se llega a él por carretera hasta un aparcamiento a partir del cual no se puede seguir más que en una guagua (autocar) del Parque.
   
Carretera en Timanfaya.
    Durante todo el recorrido se permanece en el interior del vehículo, oyendo una grabación en la que se explica el origen del aspecto actual de la zona y se realizan varias paradas para contemplar mejor el paisaje. Conviene ir temprano, sobre todo en verano, para evitar las colas y el calor. La entrada al parque costaba, en 2011, 8 euros a los adultos y 4 a los niños.


Parrilla del restaurante.
Volcán en Timanfaya.
    Ya al final de la carretera, junto al aparcamiento en el que se esperan las guaguas, hay una tienda de recuerdos y un restaurante con la firma de César Manrique. Por un precio no demasiado alto, se puede comer buena carne de ternera o de pollo cocinada con el calor que emana del volcán. Se pueden ver las parrillas con la carne puestas sobre la abertura y como se van tostando poco a poco, además de sentir en nuestro propio cuerpo ese calor que sale del interior de la tierra. Comerse después esa delicia junto al ventanal que da al parque, no tiene precio.

Parrilla del restaurante.
     Hay dos filas de mesas, y una de ellas no está junto al ventanal. Como suele haber cola para sentarse, los camareros van sentando según se van quedando las mesas libres. Mi recomendación es preguntar antes de ocupar la mesa si ésta está junto a la ventana y, si no es así, esperar un poco más a que quede alguna libre, dejando pasar a alguien de los que están detrás en la cola. Merecerá la pena la espera, porque se compensará con creces con las vistas.


Géiser.

Agujero al volcán.
    En la explanada que hay delante del restaurante, los trabajadores del parque hacen exhibiciones para que los turistas se hagan una idea de la temperatura existente a escasos metros (e incluso centímetros) de profundidad. En una de ellas, introducen hierba seca en una abertura, y tarda pocos segundos en comenzar a arder. En la otra, mucho más espectacular, echan un cubo de agua en unos tubos que se introducen en la tierra. En menos de 5 segundos, sale disparada convertida en vapor. Es imprescindible situarse detrás de la línea que ellos marcan como zona segura, y no acercarse en ningún momento si no queremos salir “caldeados” .

Filas de dromedarios.
Dromedarios en Lanzarote.

Dromedario.

Dromedario.
     En la carretera de acceso, unos 2 ó 3 kilómetros antes de la barrera de acceso al parque, hay una gran explanada con otra de las grandes atracciones de la isla: los camellos o, para ser más exactos, los dromedarios.

    Están adiestrados para llevar a los turistas una y otra vez a lo largo del día sin el menor problema. En cada uno de ellos pueden montar dos personas, uno a cada lado de su joroba, en silla cómodas para el paseo, que tampoco es muy largo. Si en el grupo no sois pares, os tocará hacer el viaje con otra persona, porque no puede ir descompensado. Para nosotros estuvo bien, porque nos tocó una persona muy agradable.

    Suben por la ladera, todos en fila en grupos de 20 a 30, alcanzando un punto elevado desde donde se divida el valle y el paisaje volcánico, y regresan al mismo sitio de salida. Además de los animales, se puede visitar una pequeña exposición acerca de los volcanes y la zona. También hay una cafetería y servicios públicos.

  • Parque Natural de Los Volcanes. Los Hervideros. El Charco Verde o de los Clicos. 
Cartel de Los Hervideros.

    Se encuentra al suroeste de la isla, por lo que es una buena opción acercarse si se sale con tiempo el mismo día de la visita al Parque Nacional de Timanfaya. En Los Hervideros se puede contemplar el efecto producido por el mar chocando durante millones de años sobre la roca, bajando por unas escaleras creadas para disfrutar al máximo del lugar.


Los Hervideros.
Los Hervideros.
  
Charco Verde.
Barcas en El Golfo.
 
Parking Charco Verde.

    Más adelante, junto al municipio de El Golfo, se encuentra junto al mar El Charco Verde, llamado así por el color de sus aguas, debido a los microorganismos que habitan en ellas. Se puede llegar en coche hasta unos 500 metros, por uno u otro lado. Desde la zona del pueblo, se llega por un camino fácil de hacer y que termina en un mirador desde donde se ve la charca y el mar desde arriba. Se puede bajar a la playa, pero el camino ya es bastante empinado. Desde el otro lado, se baja por una camino más ancho pero con más pendiente.

Pueblo de El Golfo.

Restaurante en El Golfo.
     Si se quiere descansar de la jornada, nada mejor que acercarse al tranquilo pueblo y comer, cenar, o simplemente tomarse un café o un helado en alguno de los restaurantes que están junto al mar. Eso sí, más vale relajarse, olvidarse de las prisas y disfrutar el momento.

    Entre un lugar y otro, merece la pena detenerse para contemplar las Salinas de Janubio. Si el día está claro, el sol incide sobre los estanques y se pueden ver los distintos colores que produce.

  • Fundación César Manrique.
     Es el gran centro cultural de la isla, imprescindible para conocer la obra y la figura del genial artista lanzaroteño.
  • Mirador del río.
     Desde este mirador construido por César Manrique se puede disfrutar de la mejor vista de la isla de La Graciosa y el resto del Archipiélago Chinijo, a casi 500 metros de altura.
  • La Geria.
    Es uno de los paisajes agrarios más característicos de la isla, constituido por multitud de hoyos realizados sobre la tierra volcánica y en cuyo centro crecen las viñas que dan el vino de la zona.
  • Cueva de los Verde y Jameos del Agua.
     Esta cueva, situada al norte de la isla, en el municipio de Haria, forma parte de un conjunto de tubos subterráneos denominados “jameos” de unos 6 kilómetros de longitud, lo que les convierte en unos de los tubos volcánicos más grandes del mundo. Merece la pena visitarla y ver la vegetación existente y su gran atracción, además de la propia belleza natural de la cueva: los pequeños cangrejos blancos que viven en las charcas interiores. En primavera, se celebran conciertos en su auditorio.
La Graciosa.
    Un excursión que nadie debería perderse bajo ningún concepto es la de cruzar a este islote, desde el puerto de Orzola, situado al norte de la isla. Una vez en Orzola, por 20 euros los adultos y 11 los niños, puedes comprar un billete en línea regular de ida y vuelta, teniendo ésta abierta, lo que no te obliga a regresar en el día.
   
    Hay mucha más información en la entrada de nuestro viaje a La Graciosa.



    Las playas de Lanzarote.

    A lo largo de toda la isla se pueden encontrar muchas playas ideales para el baño y para hacer surf gracias al viento que sopla en la isla. Quizá las más famosas para el baño (y turísticas) sean las del sur y las del este.

Playa Blanca.

    Al norte de Arrecife, está la playa de Costa Teguise, quizá la menos explotada de las turísticas. Más hacia el sur, se encuentran Playa Honda, Playa Grande y Puerto del Carmen, todas ellas con gran tradición y experiencia turística. Al tener cerca el aeropuerto, los aviones sobrevuelan estas playas a muy baja altura, pero no molestan al no haber muchos vuelos al día.


Playa Blanca.

    Al sur de la isla, se encuentra Playa Blanca, también dotada de una amplia oferta hotelera y, por tanto, gran afluencia de gente. Tiene unas playas bastante grandes y protegidas por rompeolas, lo que las hace ideales para bañarse con niños pequeños.

Playa Blanca.

   Al ser una zona tan turística, dispone de todos los servicios, como tumbonas, sombrillas, duchas y un gran paseo con multitud de tiendas de todo tipo y muchos bares y restaurantes pegados al mar.

Mercadillo en Lanzarote.


   Un día a la semana, normalmente los sábados, se monta un mercadillo en las inmediaciones del puerto deportivo que se encuentra en el extremo Este de la zona de playa. Lo mejor, para evitar problemas de tráfico y aparcamiento, es acercarse caminando por el paseo paralelo al mar, disfrutando del paisaje. En días despejados, se puede ver Fuerteventura a simple vista sin ningún problema.

Fuerteventura desde Lanzarote.


   La zona es bastante nueva y está muy bien cuidada. Además de los puestos del mercadillo, con todo tipo de artesanía de la zona, recuerdos, camisetas o artículos del más diverso tipo, hay restaurantes para todos los bolsillos y tiendas abiertas durante toda la semana.

    Mi recomendación es salirse un poco de los destinos turísticos y buscar playas menos concurridas, como la de El Golfo, al suroeste, o Famara, al noroeste. El problema de esta última para el baño o tomar el sol suele ser el viento, pero al mismo tiempo eso la hace ideal para el surf.

Playa del Papagayo.
    Las mejores playas de Lanzarote, en mi opinión, son las Playas de Papagayo, cercanas a Playa Blanca, pero más al este. Se encuentran en un Espacio Natural Protegido, y hay que pagar para acceder en coche. Se llega por una pista de tierra en bastante buen estado, y al lado de cada una de las playas en las que se divide, hay un aparcamiento, aunque el acceso final es, en algunos casos, algo complicado si no se tiene buena movilidad, por lo empinado de los accesos y lo resbaladizo del firme, de arena y piedras sueltas.



Playa Mujeres.

Playa Mujeres.
    En realidad, las playas de Papagayo son 8 playas más pequeñas muy juntas entre sí. La primera que nos encontramos, es Playa Mujeres. Se puede dejar el coche en un parking que está casi a pie de playa, y el acceso a ella es apto para todo el mundo, lo que la convierte en la más “familiar” de todas, ya que los niños llegan andando sin problemas. Es una playa bastante grande, a la que también llega gente andando desde Playa Blanca, pero es un paseo respetable.

 
Playa Mujeres.
Playa Mujeres.


Acceso a playa nudista.

    Al final de la playa, a la izquierda mirando al mar, hay una piedras que se meten en el mar y al otro lado una pequeña cala donde se puede practicar el nudismo con mayor intimidad, aunque también hay gente que lo practica a este lado de las rocas. Si se llega temprano, se puede coger una zona en una pequeña cueva que disfruta de la sombra de las rocas que la rodean, lo cual es de agradecer en los días de verano, porque el sol calienta bastante en esta zona. Es recomendable cruzar la zona de rocas con zapatillas y observando las olas, porque rompen contra ellas y es fácil resbalar.


Playa de la Cera.
Kiosko Playa Papagayo.
    Si no hemos tomado el desvío a Playa Mujeres, el camino nos llevará hacia el este hasta otro que tiene a la izquierda las playas de Puerto Muelas y Caleta del Congrio.En el aparcamiento hay una zona de camping que suele estar llena de autocaravanas. Si optamos por girar a la derecha, llegaremos a las playas de la Cruz o del Pozo, la playa de la Cera y la famosa playa del Papagayo. Desde el parking, que suele estar bastante lleno, tenemos un paseo hasta un bar restaurante, y desde él, podemos bajar a la izquierda a Playa Papagayo y a la izquierda a las otras dos. El descenso no es sencillo, por lo que conviene ir bien calzado y bajar con cuidado. Sin duda, el esfuerzo merecerá la pena, porque las playas tienen muy bien ganada su fama de belleza, aunque lo de tranquilidad hace tiempo que se perdió, sobre todo en los meses de verano. Aún así, no suelen estar abarrotadas.
Acceso a Playa de la Cera.
    Se puede ir andando hacia el oeste y se pasará por el Caletón de San Marcial, el Caletón del Cobre , de nuevo, Playa Mujeres.
    En cualquiera de ellas es habitual ver gente practicando el nudismo junto con gente con bañador sin problemas de convivencia de ningún tipo.

    En el plano de la imagen, obtenido de la página del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, se puede ver la localización de cada una de las playas y las distancias que las separan.
Mapa de las Playas de Papagayo.

    Yaiza.

Los Ajaches.

    Buena parte de los lugares destacados anteriormente se encuentran en el municipio de Yaiza.Está formado por los pueblos de Yaiza, Playa Blanca, Uga, Las Breñas, Femés, La Hoya, Las Casitas, El Golfo, La Degoyada, Playa Quemada y Maciot, lo cual quiere decir que el Parque Nacional del Timanfaya, las Playas del Papagayo, las Salinas de Janubio o el Charco Verde, entre otros espacios naturales, están dentro de él.


Parque Natural de los Ajaches.

    Además de éstos, cuenta con otros espacios naturales de gran importancia, como el Monumento Natural de los Ajaches, una zona con un paisaje volcánico que bien merece una visita, y dentro del cuál se encuentran las Playas del Papagayo. Un barrera, con su correspondiente peaje para los automóviles, te marca la entrada al Parque.

    El precio es más simbólico que recaudatorio: 3 euros por vehículo.
Yaiza.
    Merece también la pena visitar su capital, el pueblo de Yaiza, para ver las construcciones características de la zona, sus casas bajas y encaladas con sus ventanas y puertas en verde o azul y sus escasos cultivos en tierra volcánica protegidos del viento.


    El nombre coincide con el título de un libro de Alberto Vázquez Figueroa, segunda entrega de la saga de los Perdomo, familia oriunda de Lanzarote.

    Cómo moverse por la isla.

    Lo más práctico es alquilar un coche para desplazarse por la isla. Para nosotros, la mejor compañía por precio, calidad y atención es CICAR, una agencia local que además da servicio en las siete islas principales. En la última visita, junio de 2011, nos sorprendieron con un CD con información de todos los lugares de interés, complementado con un mapa para localizarlos. Según nos dijeron, piensan extenderlo al resto de las islas del archipiélago. Siempre reservamos con ellos cuando viajamos a las Islas Canarias y nunca hemos tenido problemas con ellos.

    Existe transporte público, pero no suele ser rápido ni llega a todos los puntos de la isla, aunque es útil para desplazarse entre los distintos núcleos urbanos. También hay un autobús que une el aeropuerto con el puerto de Orzola, al norte de la isla, desde donde parten los barcos que cruzan a La Graciosa. Desde el puerto de Playa Blanca, situado al sur, se cruza al puerto de Corralejo, en Fuerteventura. Entre una isla y otra, se encuentra la Isla de Lobos.

    Otra opción para moverse son los taxis, a precios no demasiado caros, ya que la gasolina es más barata por la condición de zona ultraperiférica del archipiélago, lo que la permite disfrutar de un trato fiscal especial.
    Dónde alojarse.
    Si lo que se busca es zona de playa, existen varias opciones de poblaciones orientadas al turismo. Las principales son, de sur a norte, Playa Blanca, Puerto del Carmen y Costa Teguise. Hacia el interior, también es posible encontrar casas rurales, como las de Fincas La Crucita. Nosotros contactamos con ellos para alojarnos en La Graciosa y el trato fue estupendo.

    La amplia oferta hotelera de la isla la convierte en un lugar de vacaciones muy interesante si se dispone de flexibilidad en las fechas. Excepto en los meses de verano, se pueden encontrar ofertas muy baratas aún reservando a última hora. Es recomendable elegir primero la zona y luego tres o cuatro hoteles que nos gusten. A partir de ahí, ya consiste en tener paciencia y entrar todos los días hasta que uno de ellos nos ofrezca una oferta que nos convenza y reservarla antes de que se nos adelanten.

    Quizá debido a la crisis de los últimos años, que también afecta al turismo de la isla, nos comentaron que suele ser normal viajar con media pensión o pensión completa, lo que ha provocado que los restaurantes cercanos a los hoteles no se encuentren llenos y además tengan precios muy competitivos. Una buena opción es viajar con media pensión o sólo desayuno y conocer alguno de los muchos restaurantes situados con vistas al siempre espectacular mar que baña las playas y costas de Lanzarote.



    Si te ha gustado esta entrada te gustará:


9 comentarios:

  1. Otro de los lugares que me robaron el corazon fue Lanzarote,cada cosa que veia me gustaba ,y llegaba la proxima y aun me gustaba mas.
    Alquile un coche y lo vi todo,impresionante cada rincón.
    Bañarse en la playa papagayo sola por la mañana indescriptible.
    El lago verde me impresiono mucho.
    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Olga. Opino, igual que tú, que las playas del Papagayo son una maravilla, y si encima estás sola, ya sí que no tiene precio, aunque tampoco están demasiado saturadas. ¡¡ Habrá que volver !!.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Coincido plenamente contigo. Si nos las conoces, te recomiendo visitar el resto de las Islas Canarias, porque cada una de ellas es un paraíso diferente.

      Eliminar
  3. Sólo las fotos ya ha visto la belleza de Lanzarote. Un lugar que parece lleno de cultura y tranquilidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que sí. Aunque también se puede encontrar bastante diversión en la isla. Está llena de contrastes.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Solo quería recomendarles una web sobre Lanzarote.
    http://www.webdelanzarote.com

    ResponderEliminar
  5. Hola como están? aquí os comparto un enlace con infomarcion para conseguir hoteles y billetes aereos muy economicos. No se vende nada asi que disfruten: http://losviajesdelmundo.com/oportunidad-unica-de-conseguir-hotel-londres-barato/

    ResponderEliminar
  6. Otra opción nueva en Lanzarote es el alojamiento sostenible, y el hotel http://www.laislayelmar.com ofrece esta opción en Puerto del Carmen, sin duda una buena opción para aquellos que se preocupan por la sostenibilidad global: conservación del entorno natural y de la identidad local, la utilización de eco-proveedores y gestión selectiva de residuos y reciclaje.

    ResponderEliminar